¿Deseas contribuir al teatro?

Cualquier texto que desees publicar es bien recibido.
Contribuciones en:
teatromagico75@gmail.com

10 ago. 2011

The bigger problem

Por Juan Carlos Mejía Ramírez, estudiante de licenciatura, Facultad de Economía, UNAM.

Todo comenzó con la revisión a la baja que hizo S&P de la deuda norteamericana, las razones que dieron para ello fueron:


"The primary focus remained on the current level of debt, the trajectory of debt as a share of the economy
and the lack of apparent willingness of elected officials as a group to deal with the U.S. medium term fiscal 
outlook.

Aclarando que:


"the ratings decision to lower the long-term rating to AA+ from AAA was not affected by the change of assumptions regarding the pace of discretionary spending growth."

Por tanto, de acuerdo a S&P, la deuda del gobierno de USA ha dejado de ser libre de riesgo. Para otra agencia calificadora -Moody's-, la deuda del gobierno norteamericano sigue siendo AAA, sin embargo, lo afirman con cierta precaución, advirtiendo:


While the projected trend of U.S. government debt is less favorable without further deficit reduction measures, we believe that eventually such measures will be adopted. 


A pesar de la diferencia en la calificación que ambas agencias dan a la deuda de USA, hay un claro punto en común, o más bien dicho, una preocupación común, la tendencia proyectada -o trayectoria- de la deuda norteamericana -sin que ésta preocupación venga dada por la posibilidad de un aumento del gasto discrecional del gobierno estadounidense, sino por la evolución de la deuda dado su estado actual-, posteriormente ambas agencias divergen respecto a si la situación política permitirá dar respuesta a sus preocupaciones -solucionarlas-, de ahí que cada una dé una calificación distinta, sin embargo, otra coincidencia, lo que para ambas solucionaría sus preocupaciones, consiste en lo mismo -más explícitamente dicho por Moody's que por S&P-: reducciones del déficit fiscal.

Las agencias calificadoras han dado su dictamen final -calificación de la deuda- en base a como observan la situación política, sin embargo no reconocen -¿y por qué habrían de hacerlo?- su papel dentro de éste juego político. Cuando advierten que para que USA vuelva a ser un país sin riesgo sólo se necesita reducir el déficit fiscal, las agencias se encuentran -lo acepten o no- influenciadas por las visiones del "nuevo consenso en macroeconomía", postura económica que niega toda importancia a la política fiscal, por tanto, no les es posible concebir una política fiscal deficitaria contracíclica en tiempo de crisis que pueda ser efectiva, y por lo tanto promueven reducción del déficit, craso error:

"In the short term, the plan cuts a bit of discretionary nondefense spending, a category that in fact has not grown particularly rapidly. This is a mistake. With unemployment at 9.1 percent, and long-term joblessness at record levels, we need more spending, not less." (hablando de la situación ante el arreglo logrado sobre el techo de la deuda norteamericana la semana pasada).

"You don’t have to be a Keynesian to understand that slashing government spending and raising taxes precisely when the economy is starting to weaken is not good counter-cyclical policy." (para reafirmar lo anterior).

En contra de la postura reductora de déficit, encontramos una posición que observa el "bigger problem",  lo que realmente debería preocuparnos -job growth-, de ésta postura podemos inferir que si lo que se busca es poder pagar la deuda, se requiere una economía que se recupere, que cree empleos, que genere gasto -con una contrapartida en trabajo-, todo lo cual, dado el actual estado de cosas -crisis e incertidumbre- no puede lograrse sólo con política monetaria -quantitative easing- (When people are uncertain about the future, they wait and do nothing), sino monetaria y fiscal, lo cual implica cambios en los objetivos mismos de la política económica -meta de inflación, déficit fiscal, etc- y en el comportamiento de importantes actores económicos, como la FED: As bad or worse, the Fed, like many central banks, seems all too willing to prevent any upside surprise in growth or inflation while frequently tolerating downside surprises.

Las teorías que sirven de fundamento a las conclusiones de éstas agencias calificadoras han demostrado ser erróneas -no sólo fallaron en preveer la crisis financiera, sino que dieron la más alta calificación al edificio financiero antes de que se desmoronara; ante lo anterior, creo es fundamental el conocimiento de teorías que mucho más acertadamente permitan una explicación de los sucesos económicos (caso1) (caso2), que, sobre un basamento teórico más cercano a la realidad, nos permitan discutir opciones de política económica, especialmente en momentos como el actual.

Como nota final: convendría considerar, al momento de evaluar la creación de empleos, la evolución de los salarios, especialmente acerca de como la parte variable/de excedente del salario ha impactado -y puede impactar- en los niveles del salario como costo, todo lo cual se puede leer en éste excelente artículo.